Blog Reprotec

El riesgo real del error humano

En Estados Unidos en 1998, una mujer blanca dio a luz a gemelos, uno con piel blanca y el otro con piel oscura. La prensa bautizó este incidente como el “Caso de los huevos revueltos”. Todo sucedió cunado un error humano en el laboratorio de fertilidad llevó a la implantación de un embrión de una pareja afroamericana en el útero de esta mujer. Los tribunales, después de largas y dolorosas deliberaciones, decidieron que el bebé de piel oscura iría a los padres cuyo embrión fue implantado por error.

Desde el primer caso reportado de error y confusión en casos de tecnologías de reproducción asistida en 1987 en Manhattan (USA), el uso accidental de los gametos incorrectos durante procedimientos de reproducción asistida se han reportado en varios países como en Holanda, Italia y el Reino Unido. Muchos de estos casos fueron detectados porque las parejas dieron a luz a bebés con color de piel diferente al de ellos, o porque los centros de fertilidad descubrieron los errores e informaron a los padres. Por tanto es posible que varios casos de confusión de gametos o embriones se hallan presentado y no fueran detectados. Un error de identificación de una muestra biológica puede ser devastador para el centro de fertilidad, para el personal medico y sobre todo para los  pacientes.

En Italia, por ejemplo, un hospital público fue el centro de atención de un caso de embriones equivocados implantados en dos mujeres. Sólo  una de estas mujeres tuvo un embarazo exitoso, y al término de los 9 meses, la mujer que no quedó embarazada reclamó sus derechos  sobre los bebés.

La solución: La tecnología Witness

Desde 2007, la tecnología Witness ha ayudado a prevenir errores potenciales y manejar las actividades en centros de fertilidad alredodr del mudo. Lo cual implica que pacientes, personal de laboratorio y especialistas médicos tienen la tranquilidad de confiar plenamente en la exactitud de los procedimientos.

Witness utiliza Identificación por Radio Frecuencia (RFID) para detectar y monitorerar toda la actividad en el laboratorio de fertilidad. El sistema ayuda a mitigar el riesgo de error humano cuando el material biológico se mueve de un tubo al otro, y verifica cada paso del proceso de fertilización in vitro. Comparado con otros métodos de verificación, Witness causa una menor disrupción y acelera la velocidad de comprobación reduciendo el tiempo que el embrión está fuera de la incubadora. Utilizando el sistema Witness para verificar la tasa real de error humano, se encontró que aproximadaamente el 0.11% de las acciones llevadas a cabo resultaron en un error de identificación, que se puede evitar gracias a esta tecnología.

Ventajas para los pacientes

Estudios han encontrado que más del 90% de los pacientes de fertilización in vitro sienten aprehensión ante la posibilidad de un error de laboratorio que resulte en una confusión de embriones. Esta aprehensión se traduce en una fuente importante de estrés para las parejas que reciben tratamiento in vitro, adicional al estrés general que genera el tratamiento de fertilidad. Casi el 100% de los pacientes encuestados (97.1%) reportaron sentir tranquilidad al saber que su centro de fertilidad utiliza la tecnología Witness, reduciendo la posibilidad de estos errores a cerca de 0. Por esta razón, países como el Reino Unido han introducido legislación que obliga a los centros de fertilidad a contar con esta tecnología, sin embargo a nivel mundial el uso de la misma es aún muy bajo.

En Reprotec, estando a la vanguardia del liderazgo científico, somos pioneros en el uso de la tecnología Witness para asegurar a nuestros pacientes los mejores resultados en su tratamiento de fertilidad.

logo-reprotec-light

Respuestas a tus preguntas de fertilidad

Suscríbete a nuestra lista de correo para recibir noticias, novedades e información sobre Reprotec y respuestas a tus preguntas de fertilidad

Tus datos se han enviado correctamente

Pin It on Pinterest