Blog Reprotec

Científicos de las Universidades de Bristol y Brunel en Inglarerra descubrieron que cuando un hombre tiene menos de 25 años, las probabilidades de embarazo de su pareja, después de un año de intentarlo, es del 92%. Es decir hay una probabilidad del 8% de no lograr el embarazo. A los 35 años ese 8% se ha duplicado.

Este es el primer estudio, según el Dr. Chris Ford, que demuestra epidemiológicamente que la fertilidad masculina también se reduce con la edad. Antes de este estudio,  publicado en el journal Human Reproduction, se sospechaba la relación entre la fertilidad masculina  y la edad pero esta es la primera vez que se demuestra al estudiar 8,500 parejas en el Reino Unido.

La caída de la fertilidad masculina con el paso del tiempo es lenta y exponencial, por lo cual los hombres mayores pueden tener hijos pero les tomará más tiempo concebir. El reloj biológico de la mujer empieza a afectar su fertilidad alrededor de los 35 y se detiene completamente con la menopausia alrededor de los 50.

El reloj biológico femenino y el masculino

La fertilidad del hombre y la mujer son diferentes. Con la edad, la mujer produce menos de la hormona femenina, estrógeno, por esta razón las probabilidades de quedar embarazada se reducen, y los riesgos de problemas genéticos en sus bebés aumentan. Igualmente a medida que el hombre envejece, produce menos de la hormona masculina, testosterona, lo cual se traduce en menos fertilidad y mayor riesgo de problemas genéticos en sus hijos.

El número de óvulos que una mujer produce a lo largo de su vida se establece antes del nacimiento. Con el paso del tiempo la cantidad del los óvulos disminuye hasta la menopausia, pero no es unicamente la cantidad de óvulos la que declina, también la calidad de los mismos. Por otro lado, el hombre produce esperma a lo largo de toda su vida, sin embargo el volumen, movilidad y calidad de la esperma se reduce con el tiempo.

Hace unos años, un artículo publicado en el journal Fertility & Sterility encontró que entre los 30 y los 50 años, el semen masculino se reduce hasta un 30% en volumen, es 37% más lento y  tiene cinco veces más probabilidades de tener algún defecto que se traduce en problemas genéticos.

Los factores de riesgo asociados a la edad del papá no son problemáticos para las mujeres menores de 35, ya que los ovarios tienen un mecanismo que repara el ADN defectuoso del espermatozoide, pero ese mecanismo empieza a fallar a partir de los 35.

Es por esta razón que el  número de mutaciones genéticas en los hijos de padres mayores incluyendo algunos tipos de cáncer, esquizofrenia y autismo aumentan cuando la edad de la madre sobrepasa los 35.

El vínculo entre la edad y la fertilidad es innegable, y si bien es comúnmente conocido en el caso de las mujeres, es importante saber que los hombres también tienen un reloj biológico que puede causar problemas a la hora de empezar una familia.

logo-reprotec-light

Respuestas a tus preguntas de fertilidad

Suscríbete a nuestra lista de correo para recibir noticias, novedades e información sobre Reprotec y respuestas a tus preguntas de fertilidad

Tus datos se han enviado correctamente

Pin It on Pinterest